Frase de la semana

Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu propia casa

martes, 9 de octubre de 2012

Nuevas normas y tarta de leche merengada

De nuevo por aquí... cada vez me cuesta más encontrar temas motivos para escribir...

Por si estáis pensando que tienen que ver las normas con una tarta de leche merengada, pues nada no tienen nada que ver, pero hoy quería hacer una entrada con la receta de la tarta que hice para el celebrar el cumpleaños de mi pequeñín (14 hermosos añitos... quien los pillara!!!) y lo de las nuevas normas es porque he empezado de nuevo a ir al médico para intentar adelgazar, esta visto que necesito ayuda, por mí misma estoy teniendo demasiados altibajos, una semana adelgazo, otra engordo, otra engordo, otra engordo.... y así semana tras semana.

Pues por fin me he decidido y he ido a una médico que me aconsejó un compañero del trabajo -ya que a él y a su mujer les fue muy bien-, de momento llevo 15 días y parece que he perdido 2 kilitos, no es mucho pero si tengo en cuenta que en ese tiempo he tenido algún que otro "atracón" de comida es una cifra más que aceptable.

Debo de reconocer que el cambio de menús me ha sido útil, me ha refrescado cosas que tenía olvidadas y me ha enseñado nuevos truquitos para apaciguar a la bestia que llevo dentro, a veces funcionan y otras veces no, pero sobre todo me dijo que tenía que interiorizar estas 3 normas para no seguir castigándome:

-NO ME PESO Y NO ME ESCANDALIZO, es decir no me obsesiono con subirme a la báscula diariamente, cada dos días o cada vez que me apetece... por lo general la báscula nunca me devuelve una cifra que me guste o que piense que me merezco, y si lo hace un día al siguiente no, y eso me sirve de excusa para compadecerme... y de ahí a abandonar la dieta o darme una dulce recompensa hay una finísima línea.

-NO SOY DOÑA PERFECTA, SOY DOÑA CONSTANCIA, o lo que es lo mismo, dentro de mí hay dos Marías, la buena y la mala por así decirlo, y si aparece la María -mala- devoradora de dulces, de bocatas o de lo que se ponga por delante, pues la dejo pasar y luego la invito a que se marche, y no pasa nada, no me angustio, no me castigo, no me enfado, nada de nada. Una vez María la mala se ha marchado y se queda María la buena, pues ésta continúa con la dieta como si nada, al final de la semana se trata de haber conseguido seguir más cantidad de menús de dieta que de animaladas devoradoras... de momento va funcionando.

-SENTIDO DEL HUMOR, riéte de tí misma, tómate la vida con humor. Casi que esta norma es la que más me está costando, lo de reirme de mí misma no tiene ninguna dificultad lo llevo haciendo toda la vida, pero lo de tomarme la vida con humor, no sé no sé... me cuesta, me tomo las cosas de casa a la tremenda, me acuesto enfadada y me levanto enfadada, aquí me queda mucho trabajo por hacer...

Y ahora vamos a por la receta de la tarta, esta receta la ví en Webos Fritos, un blog de recetas ma-ra-vi-llo-so... como la tarta.

Estos son los ingredientes:


Para la base: 250 grs. de galletas de canela, tipo Napolitana, 70 grs. de mantequilla sin sal.

Para la mousse de leche merengada: 600 grs. de nata montada, 5 claras montadas a punto de nieve, 5 hojas de gelatina, 380 grs. de leche condensada, 200 grs. de leche, 1 rama de canela y canela molida, la cáscara de un limón y la ralladura de otro limón.

Un molde desmoldable de unos 20 cm.




Para hacer la base triturar las galletas con un robot de cocina o bien las metemos dentro de una bolsa de plástico con cierre hermético y nos desahogamos un poco a base de meterle golpes a la bolsa con la maza del mortero, por ejemplo, o con el rodillo de amasar. Esta parte relaja mucho, lástima que la hizo el cumpleañero, otro día me desquito... jeje!!! Una vez están trituradas las mezclamos con la mantequilla que habremos fundido en el microondas, lo mezclamos todo muy bien y lo ponemos en  la base de nuestro molde bien prensado y aplanado. Mientras preparamos la mousse lo podemos meter a la nevera para que se vaya endureciendo un poco.

Para la mousse:

1. Rehidratamos las hojas de gelatina en agua fría.
2. En un cazo ponemos a calentar la leche con la rama de canela y la piel del limón -al pelar el limón cuidado de no coger la parte blanca de la piel, ya que amargaría el sabor de la leche-. Colar, disolver la gelatina y por último añadir la leche condensada, mezclar todo y dejar entibiar.
3. Montar las claras con una pizca de sal, y añadir con cuidado la ralladura de limón y la canela molida, una vez integrado todo añadir al bol donde están las leches templadas. Incorporar con cuidado y reservar.
4. Montar la nata e incorporarla a la mezcla anterior, con movimientos envolventes sin mezclar muy fuerte para que no se baje la nata.
5. Verter en el molde donde tenemos la base de galleta y guardar en el frigorífico o en el congelador. La tarta tiene que estar muy fría cuando la sirvamos.

Yo de hecho, la hice la tarde del sábado y la metí al congelador, la tuve allí toda la noche y por la mañana la pasé al frigorífico, cuando la saqué a la hora del café estaba bueníííííísima, muy fría sin llegar a estar congelada.



Este es el resultado final después de decorarla con unas plantillas para tartas sacadas también de los Webos. La verdad es que es la segunda vez que la he hecho y en ambas ocasiones ha gustado mucho, no es la típica tarta super dulce y empalagosa, y la textura mousse la hace muy ligera al paladar. 

Un consejo, después de consumir un trozo de tarta conviene salir a caminar, a pasear en bici o subir a una montaña, tu trasero te lo agradecerá!!!!

A disfrutarla!!!













4 comentarios:

  1. Me gustan mucho tus reglas! es la base para evitar la angustia del duro camino hacia el éxito. Yo estoy segura que lo conseguirás María. Segura-segurísima!! :-D

    Una regla del meu poble: "Poquet a poquet... ¡¡fem caminet!!"

    La tarta tiene una pintaka.... mmmmmmmmmmmmmmmm me apunto la receta y prontito me daré el gustazo!

    Súper alegre de verte por aquí, preciosa! Un besote!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias guapa, si haces la tarta ya me cuentas!!!

      Eliminar
  2. Doy fe de que la tarta está buenísima. De hecho ha pasado a ser la más buena de todas, seguida de la tarta de queso.
    Candela lleva tres semanas de dieta y ya lleva perdidos casi 5 kilos. Y yo unos 3. Ánimo y p'alante, que tú puedes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, en ello estoy... mucho ánimo también a vosotras, me alegro por vuestras "pérdidas", jeje!!!

      Eliminar

¡Gracias por dejar tu comentario!